Belisario, el presidente que también fue poeta

Belisario Betancur no solo tuvo la faceta política que la mayoría de los colombianos conocen, también fue un apasionado e insaciable lector y escritor. Su género favorito era el ensayo y durante su vida publicó varios libros, entre ellos Colombia cara a cara (1961), El viajero sobre la tierra (1963), Imagen del cambio social en Colombia (1966), A pesar de la pobreza (1967), Despierta Colombia (1970) y Populismo (1970). Fue director de la editorial Santillana, en la que promovió libros, conferencias y eventos. Fundó la revista Tercer Mundo dedicada a temas políticos y sociales de Colombia, en la que publicaron reconocidos personajes de la vida académica del país como Orlando Fals Borda.

Su presidencia y su vida estuvieron marcadas por su carisma, su apetito intelectual insaciable y sus ganas de promover la cultura como agente transformador y elemento esencial para la paz. “Fue un presidente próximo a la cultura con pruebas visibles. Su desempeño como ensayista, periodista, editor y poeta dan cuenta del interés del presidente por temas culturales”, contó Juan Gustavo Cobo, poeta cercano a la vida y obra de Betancur.

Antes, durante y después de ser presidente fue un humanista empedernido, creyente de las causas sociales y del poder de la cultura en la construcción y pedagogía de la paz. Una de las campañas que promovió consistió en invitar a los ciudadanos a pintar palomas de paz en los territorios. “Tenía una capacidad de motivar a las personas por medio de los mensajes que transmitía, así logró que el país se llenara de palomas en todos los rincones de Colombia, una expresión artística que sirvió de inspiración para un pueblo que desconfiaba en que la guerra se pudiese acabar”, afirmó Cobo.

Algunos de sus poemas:

Uno de los destacados fue el que escribió a Pedro Botero o “Pedrito” como es conocido el hijo de Fernando Botero que murió a los cuatro años y al que su padre pintó un famoso cuadro que se encuentra en la Universidad de Antioquia.

MEMORIA DE LA LUZ

Para Pedro Botero, allá en las nubes.

Un golpe de repente.

He vuelto a verla ahora, he vuelto a verla,

la he encontrado en el patio, los manteles

(el rojo pimentón surca la tela

y la miel de durazno moja el rostro)

en casa de Cecilia y de Fernando,

recién llegada sin saber si en cuanto

se alejen ellos dormirá enlutada,

apenas despertando, o si al contrario

se quedará la luz acompañando

a Pedro. El sauce llora.

Su cuerpo iluminado y esparcido

en los ojos de todos, en los ojos.

Comparte esté contenido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *